La tasa de paro se situa en el 20,8% ¿Un éxito?

En estos tiempos extraños que vivimos en España, donde parece que la crisis económica es una cosa del pasado, se han conocido los nuevos datos de paro. Un 20,8%. Mucho? poco? Bueno, exactamente el doble de la tasa de la UE que se sitúa en el 10,4%. Tenemos el dudoso honor de estar en el podio, solo nos supera Grecia.  Por detrás de España Croacia y Chipre con un 16,5% y un 15,7%.

En el podio de verdad se sitúan Alemania y la República Checa con un 4,5% de tasa de paro, seguidos por el Reino Unido y Malta con un 5,1%. Algo deben estar haciendo bien estos países en materia de empleo para en plena recesión, la crisis en el Reino Unido no desmerece en nada la española, tener estas tasas de paro. O bien, haciendo la inversa, algo muy mal se debe estar haciendo en España para tener un paro de 20,8% y para que se hable de recuperación y salida de la crisis.

Pero aquí no acaban las malas noticias. Mientras que Alemania tiene un paro juvenil del 7% o Dinamarca del 10,3% en España se dispara hasta el 46%…sí, el 46%. En cualquier país de esos que tanto nos gusta compararnos estas cifras hace tiempo que habrían supuesto que el empleo monopolizase la agenda política. Sería el monotema. Pero no, no en España. Nuestra clase política prefiere jugar a sus juegos, esos en los que se siente más cómoda y capacitada (aquí, aquí o aquí) Hasta el punto que el empleo no es que no monopolice el debate y la agenda política, es que ha pasado a un segundo o tercer plano. A nadie parece importarle. Y como mucho se usa de arma arrojadiza entre partidos.

Quizá habría que empezar por lo básico. La tasa de paro se ceba más en la gente con menos estudios. Sí, no es un tópico. No tener estudios, tener prima o secundaria implica un 35% de paro. En cambio tener estudios universitarios reduce la tasa de desempleo hasta el 13%.

Así que ya vemos uno de los principales problemas en España. La educación, otro tema que solo sirve para atrincherarse. Ahora me doy cuenta que cualquier tema importante para los ciudadanos, en España, no es más que un arma arrojadiza. Casualidad? mmm…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *